La ciudad vestida de negro. VVAA


Los miedos cotidianos que nos acechan en este siglo XXI son el hilo conductor de los 20 relatos, que actualizan los entornos del terror 

Los miedos cotidianos

El 1 de marzo de 2013 se presentó en CEV (Escuela Superior de Comunicación, Imagen y Sonido de Madrid) la recopilación de relatos que lleva por título La ciudad vestida de negro.

La puesta en escena de la presentación, lejos de las aburridas presentaciones habituales de libros que se realizan en nuestro entorno, resultó atractiva y frescaCon la sala a oscuras, con textos proyectados en el fondo del escenario y con una apropiada música, una voz en off se presentó el acto. A continuación un actor procedió a la lectura de varios fragmentos de algunos de los relatos de la recopilación.


nuestros miedos en la
 segunda década del siglo XXI


Con este inicio comenzó la presentación de esta recopilación de relatos llevada a cabo por ese insaciable provocador de la cultura popular que es David G. Panadero.

Siguió el intercambio de opiniones entre David y tres de los autores incluidos en la selección, cerrando con las preguntas del público.

Me alegró ir a la presentación. Siempre agradezco los esfuerzos en los actos públicos que huyen de lo evidente y trillado.

A la salida compré un ejemplar de La ciudad vestida de negro y me marché con la convicción de que pasaría buenos ratos leyendo los relatos incluidos en este libro.

Según manifiesta David en el prólogo de la edición, el hilo conductor de los relatos es mostrar, con la ayuda de los géneros literarios de terror y negro, situando las acciones en el entorno de nuestras ciudades contemporáneas, los miedos cotidianos que en el inicio de la segunda década del siglo XXI nos acechan.

He de confesar que he disfrutado con la lectura de las historias que esta veintena de autores han aportado para esta compilación, aunque también he de decir que he sentido miedo en diferentes pasajes imaginando algunos de los riesgos inesperados a los que estoy sometido en mi día a día.

El lector encontrará historias en las que es fácil identificarse con personas que se intentan defender de una muerte anunciada, con justicieros sin piedad, con mujeres fatales, con aquellos que tienen dificultades para dormir por los ruidos que les llegan desde la calle, con los que se pierden en una noche en ciudades desconocidas, con aquellos que diariamente viajan en trenes de cercanías rodeados de personajes sospechosos...

Y también, claro, lo que ocurre en la noche, en los baretos y puticlubs. Lugares donde nos queremos refugiar de la soledad.

Pero aparecen otros entornos del terror que hasta ahora no lo eran: las redes sociales, la vida en las empresas, esos entes ambiguos sin cabeza visible que decide nuestra vida, los compañeros-contrincantes que anteriormente eran colegas o los desahucios.

Quiero resaltar "Lo que suele ocurrir por atracar bancos sin hacer cursos previos de filosofía" de Carlos Pérez Merinero, a quien está dedicado el volumen, que con humor nos da una lección magistral de cómo hoy se escribe un buen relato.

Y también el delicioso texto de Alfonso Sastre: "¡Qué sabemos! amigos míos... ¡Qué sabemos!"

Como punto final quiero reconocer el manifiesto esfuerzo realizado por David G. Panadero para obtener trabajos de los autores clásicos y actuales incluidos en el libro y la apuesta de Javier Ortiz de la editorial Drakul por su apuesta de lanzar esta publicación.

Aunque nuestra ciudad esté vestida de negro también es posible encontrar lugares donde se puede pasar una buena tarde. Mi visita al CEV a primeros de marzo me confirmó que en esta ciudad hay buena gente y buenos textos para disfrutar de una buena lectura. Sólo hay que buscarlos.


Drakul, 2012

Manolo Rodríguez



Publicar un comentario en la entrada