Una muerte solitaria. Craig Johnson


Bajo tremendas nevadas se difuminan los rastros y las personas…


La verdad sale a la luz dolorosamente
La muerte en extrañas circunstancias de una anciana en Durant, en pleno Wyoming,  ponen en marcha al sheriff Walt Longmire, que se ve acosado desde muy diversos frentes: la familia de la finada, que desea un rápido cierre de la investigación; la historia de la muerta, en la que hay episodios muy oscuros, que involucran al antiguo sheriff Lucian Connally; la presencia de la poderosa industria extractora de gas metano y sus intereses; y para que nadie se sienta fuera, las muy peculiares circunstancias de la comunidad de pastores vascos asentada en esas duras tierras, y la silenciosas, pero siempre atentas, miradas  de la comunidad de indios cheyene. Y para darle un poco de sabor local, toda la acción transcurre bajo tremendas nevadas, que difuminan los rastros y las personas, dándoles una categoría casi fantasmal. Acompañamos a este taciturno sheriff en unas pesquisas, que tanto personas como meteoros, pretenden entorpecer y oscurecer, pero con la colaboración de sus viejos y nuevos ayudantes (muy destacable este grupo de secundarios) la verdad va saliendo dolorosamente a la luz, incluso en feroces peleas, que nada tiene que envidiar al espíritu guerrero de los cheyenes que en esas montañas de Little Big Horn, dieron buena cuenta de los soldados de Custer, y cuyos fantasmas acompañan a nuestro bravo investigador. Una estupenda novela.

Siruela, 2013
José María Sánchez Pardo

Publicar un comentario en la entrada