Muerte blanca. Unni Lindell


Indagación en la memoria traumática y la infancia

Recuerdos enterrados
Kari Helene Bieler, una joven noruega con serios problemas emocionales, tras un hecho casual tiene un insight sobre un recuerdo trascendental en su existencia que le permite reescribir un suceso que la marcó dolorosamente a los ocho años, y que está relacionado con la muerte en extrañas circunstancias de su hermano pequeño. Al empezar a comunicar estos nuevos datos, desencadena una terrible reacción en la que un antiguo asesino comienza una campaña de destrucción de todos aquellos que estuvieron relacionados con dichos sucesos, de forma directa o indirecta, como es el caso del director de la Policía judicial, Martin Egge, que muere en un extraño atropello. Este hecho desata una intensa acción policial, en la que tiene que participar la agente Marian Dahle, que tenía intensos lazos afectivos con el muerto, y cuyas cuestionables prácticas y peculiar talante dificultan su trabajo con los compañeros y especialmente con su superior Cato Isaksen. El libro describe minuciosamente, y con repetidos giros temporales, la gestación de una enorme falacia criminal, que le cuesta la salud mental a una inocente, y en  la que vemos la capacidad de un psicópata para dominar de forma asfixiante su mundo. Y del lado policial, se nos narra cómo la siempre difícil Marian Dahle, coreana de origen y adoptada por una familia noruega, lucha por descubrir la verdad, a pesar de las dificultades y las rutinas que atolondran el trabajo regular de sus compañeros. Y, finalmente es de destacar el gran fresco que se da sobre la memoria traumática y la infancia, señalándonos los peligros de unas identificaciones falsas, que pueden marcar malsanamente nuestra existencia. Una gran novela.

Siruela, 2012
José María Sánchez Pardo

Publicar un comentario en la entrada