Cine negro español: Apartado de correos 1001 (1950)


Mecanismo narrativo al descubierto y paso a paso. ¡Abróchense los cinturones!


Ante todo es TRAMA


Esta maravillosa lección de generosidad argumental me la descubrió mi padre hace más de treinta años, sin especificar nacionalidad, porque él es capaz de poner en la misma estantería El Halcón Maltés, El comisario Maigret, o esta joya de Apartado 1001 sin sufrir estos absurdos complejos actuales.

Y como un buen relato policiaco es, ante todo, TRAMA, procedemos a destripar su prodigioso mecanismo narrativo. ¡Abróchense los cinturones!


1.     Un JOVEN es ASESINADO frente a la Jefatura de Policía en Barcelona. Los disparos provenían de un TAXI que se ha dado a la fuga. Agentes precintan, interrogan  viandantes, toman fotos…

2.     COMISARÍA. La única pista de los policías es la documentación del MUERTO: Rafael Quintana, sin antecedentes. Sospechan que le mataron porque iría a denunciar a alguien a la comisaría.

3.     DECLARACIONES de TESTIGOS. Un avispado tomó la matrícula del taxi.

4.     En la COOPERATIVA del TAXI les confirman que el taxi que buscan no regresó de su servicio. El comisario cursa un telefonema circular para que busquen el taxi.

5.     Interrogan al abatido PADRE de RAFAEL. Les da llave de su casa para que registren.

6.      La casa está revuelta. Alguien se les adelantó. Se fijan en el calendario: “contestar anuncio Vanguardia”. En un ejemplar del periódico, ven que el anuncio está recortado.

7.      LA VANGUARDIA. Leen el anuncio desaparecido: Compañía de productos químicos solicita inspectores de gran solvencia que puedan depositar fianza para poder ejercer el cobro y liquidar a las sucursales. Escribir al APARTADO DE CORREOS 1001. Los policías sospechan que se trata de un timo. ¿Quién puso el anuncio? Les dan dirección.

8.      Calle Castillejos. Pero resulta ser UN SOLAR vallado. Sorpresa, el TAXI del crimen está dentro, con el conductor maniatado. Le liberan. Dice que podría identificar al pasajero asesino, pero no tienen pistas sobre su identidad.

9.      Deciden ir a CORREOS y esperar frente a los casilleros de los apartados. Después de unas horas, aparece una CHICA que recoge un sobre del apartado 1001.

10.  Los polis siguen a la chica por toda la ciudad. Al llegar frente a un BUZÓN concreto, mete el sobre del apartado dentro de otro sobre y se dispone a echarlo al buzón, pero los polis la detienen.

11.  CASA de la CHICA. Ella es tenista pero se saca un dinero remitiendo la correspondencia del apartado 1001 a un tal JULIÁN AZORES por correo, y en ese preciso buzón.

12.  Policías echan la carta al BUZÓN y siguen el rastro. Un cartero recoge la saca del buzón y la lleva a la central

13.  CORREOS. Allí clasifican las cartas. Un FUNCIONARIO se guarda la carta a nombre de Julián en el bolsillo. En el departamento de personal, dan a los policías el nombre y dirección del funcionario.

14.  Los policías se adelantan y corren a poner un micrófono oculto en el APARTAMENTO del funcionario. Escuchan una CONVERSACIÓN telefónica en la que el tal Julián emplaza al funcionario en un banco al día siguiente.

15.  BANCO. Hay un dispositivo policial de incógnito dispuesto a intervenir. El funcionario finge rellenar unos papeles cuando se le acerca un hombre trajeado. La policía dispara la alarma y los detienen.

16.  INTERROGATORIO. El hombre trajeado dice llamarse PASCUAL. Le hacen firmar para comprobar si su CALIGRAFÍA es la misma que la del tal Julián, pero no es así. Por si acaso, traen al TAXISTA para ver si identifica al funcionario o a Pascual, pero no reconoce a ninguno. Liberan a Pascual pero detienen al funcionario.

17.  Amenazan al funcionario con la grabación de su apartamento y éste, por fin, DECLARA: Rafael, el chico asesinado, respondió al anuncio de la empresa química y desde entonces Julián le extorsionaba sacándole más dinero para darle el trabajo prometido. Pero Rafael se plantó y amenazó con denunciarles a la policía. JULIÁN le persiguió en el taxi y le DISPARÓ cuando iba a entrar a la comisaría. 

18.  El funcionario se niega a dar la dirección ni apellidos del tal Julián. Los agentes le quitan su AGENDA y comienzan a llamar a cada contacto. Finalmente reconocen la VOZ de Julián: la misma de la conversación telefónica grabada. A pesar de que les cuelga, ellos obtienen la dirección gracias al número de teléfono.

19.  Llegan allí. Un gran CHALET ANTIGUO. Descubren el TAXI aparcado dentro. La planta baja es un LABORATORIO clandestino. El TAXISTA está manipulando productos químicos. Hay FRASCOS de COCAÍNA, el negocio real de la trama. El taxista está dispuesto a declarar contra Julián, pero le DISPARAN desde otra habitación. Los policías persiguen al asesino, pero se les escapa. El taxista, moribundo, lanza su mirada hacia una FOTO de grupo que ha sido arrancada de la pared. Sólo quedan un par de trozos, pero se ve la firma de la casa de fotos. El taxista muere.

20.  ESTUDIO FOTOGRÁFICO. El fotógrafo no les puede dar el CLICHÉ de esa foto porque se lo acaba de dar a otro hombre que traía la foto original. Está claro que Julián se les ha adelantado para evitar ser reconocido.

21.  CASA de la CHICA TENISTA. Seguramente ahora Julián irá a asesinar a la chica, porque es la única que puede reconocerle. Los policías idean un plan. Ella irá a jugar el partido de frontón que tenía anunciado. Seguramente Julián acuda para matarla.

22.  FRONTÓN. Las gradas llenas de gente asistiendo al PARTIDO. Los policías con mil ojos puestos en cada espectador. La TENISTA IDENTIFICA a JULIÁN entre el público. Los policías se disponen a detenerle cuando descubren sorprendidos que se trata de PASCUAL, el tipo que se acercó al funcionario de correos en el banco. Aquel al que el taxista no identificó porque en realidad le estaba protegiendo.  Escapa.

23.  Persecución en la FERIA. Julián se va escondiendo en las distintas ATRACCIONES. Finalmente consiguen rodearle y le disparan cuando intentaba una nueva huida.

24.  El comisario saca CONCLUSIONES. Cuando hicieron la prueba GRAFOLÓGICA a Pascual/Julián, dio negativa porque firmó con la otra mano, mostrando una caligrafía diferente a la suya.

25.  Uno de los policías espera a que la tenista termine el partido de frontón. Parece que hay atracción entre ellos.

¡Todo esto en noventa minutos, y después de escamotearles unas cuantas escenas!


Y aunque su horrenda música conspira magistralmente contra la película intentando convertirla en una mortadelada, y la calidad de algunos actores es superada por el propio Filemón, asistimos a una historia que siempre va por delante de nosotros. Un proceso detectivesco que se fundamente en una lógica deductiva sorprendente. Una belleza de construcción que debió tener enardecidos a Julio Coll y a Isasi-Isasmendi durante su desarrollo.

Como guionista toda mi envidia y admiración.
Como espectador, todo mi amor. Desde niño,
Gracias, papá. 

Fernando Cámara


España, 1950. Director: Julio Salvador. Guión: Julio Coll y Antonio Isasi-Isasmendi. Fotografía: Federico G. Larraya. Música: Ramón Ferrés. Intérpretes: Conrado San Martín, Elena Espejo, Tomás Blanco y Carlos Muñoz.

Esta crítica de Apartado de correos 1001 forma parte del dossier sobre "Cine negro español" que ha elaborado Equipo Prótesis. Dicho dossier fue publicado en papel, dentro de la revista Prótesis nº7, aparecida en primavera de 2012, dedicada a indagar en los orígenes de la novela negra española. Los interesados pueden pedir su ejemplar en la librería madrileña Estudio en Escarlata.



Publicar un comentario en la entrada