El crash de la información. Max Otte


¿Por qué cuanto más evoluciona la sociedad de la información peor informados estamos?


Máquinas complicadas de usar...

Las personas que nos atendían a la hora de utilizar un servicio público van siendo reemplazadas por máquinas complicadas de usar y teléfonos de atención al cliente irritantes e ineficaces. Servicios que antes eran gratuitos o de poco coste se vuelven de pago, más caros y además empeora su calidad. Las empresas nos bombardean con publicidad engañosa (9 de cada diez médicos opinan que....) e Internet, la gran herramienta de comunicación de nuestro tiempo, es la primera fuente que incrementa el caos informativo y que se adueña de nuestros datos personales para vendernos cosas. 


sociedad de la (des)información


Los medios de comunicación tradicionales, lejos de intentar informarnos como ciudadanos y como consumidores, son casi los que más colaboran a la confusión; normalmente se limitan a hacerse eco de las noticias que les proporcionan las casas comerciales. Y en cuanto a las universidades, sus tesis y estudios científicos ocultan muchas veces quién los ha pagado, y bajo el nombre de una prestigiosa facultad se esconde un informe elaborado por una empresa de acuerdo con sus intereses comerciales.
Estos son los principales temas que aborda en esta obra el alemán Max Otte, que se hizo famoso al ser de los pocos que vaticinaron correctamente lo que pasaría con la burbuja inmobiliaria en Que viene la crisis. En El crash de la información también explica de forma más o menos comprensible cómo se camuflaron inversiones de alto riesgo como productos seguros con la complicidad de las famosas agencias de calificación, lo que llevó a la situación que estamos ahora, de la que debemos culpar de nuevo a la sociedad de la (des)información.
Botón de muestra:
Pero al usuario actual, en este momento de cambios, le sigue sorprendiendo que las cosas vayan a peor y no a mejor. Con la privatización de los servicios de energía eléctrica, agua, teléfono y correos, que según la publicidad debía significar para el usuario un abaratamiento, se ha demostrado que sucede exactamente lo contrario.

En las tarifas de la energía eléctrica domina tal desbarajuste en la tabla de precios, que en Internet ya se han creado portales —en particular verivox.de— que le calculan a cada uno cuál es el proveedor y la tarifa que le resulta (supuestamente) más barata. Dichos portales aprovechan evidentemente en su propio beneficio el caos existente en las tarifas del suministro de energía eléctrica: según sus propios datos, Verivox alcanzó en 2008 un volumen de facturación de 30 millones de euros, lo que significa claramente que ese portal de comparación de tarifas es comercial, y por lo tanto no es independiente. Cada cambio de tarifa o de compañía que se realiza en él le supone una comisión.

Ariel, 2010
Compra online
José Antonio López (Jalop)


Publicar un comentario en la entrada