Ojo de lagarto. Bernardo Fernández


Una carrera imparable: ¡la búsqueda de un tesoro!

Como las grandes epopeyas...
En las orillas del lago Bangweulu, en el Congo, un cazador de animales se da de bruces con una bestia, que se consideraba mitológica... pero que puede ser capturada y mostrada al mundo. Así se inicia un relato de aventuras en el que la codicia, el amor por la tradición o el mero afán de fama y protagonismo llevará hasta Mexicali, una ciudad fronteriza con los EE.UU. a un variopinto grupo de personajes y buscavidas, desde un traficante chino de alcohol y drogas, a un comerciante de animales exóticos, pasando por un curandero charlatán con su extraño hijo, o un agente del káiser alemán... Y todos ellos tienen que adentrarse en un laberinto subterráneo, dónde pretenderán encontrar una maravilla de la Naturaleza, pero ello pondrá en serio peligro sus vidas. Historia trepidante, con el fuste y el tono bravo de las grandes epopeyas, con un español rotundo y resonante, con la solidez que le dan los mexicanos al relato, y que resulta perfecto para una historia de aventuras, dónde la búsqueda de un tesoro se convierte en una carrera implacable para sus participantes, y donde lo maravilloso convive con la más dura realidad, sin estridencias ni necesidad de usar efectos especiales, mostrando nuevas posiblidades para el relato de aventuras, con toques de thriller, y aroma de fantástico. Una estupenda novela.

Salto de página, 2012
José María Sánchez Pardo
Publicar un comentario en la entrada