Invierno ártico. Arnaldur Indridason


Una mirada llena de humanidad hacia víctimas y verdugos

El tenebroso telón del invierno ártico
Elias, un pequeño mestizo, hijo de islandés y tailandesa, aparece brutalmente asesinado cerca de su casa. Se inicia una investigación dirigida por el inspector Erlendur Sveinsson, que lleva a cabo una esforzada lucha contra las múltiples facetas de este caso: las dificultades de vida de los inmigrantes en Islandia, el discurso xenófobo de un sector de la población, las vicisitudes de la vida escolar en un instituto de aluvión de Reikiavik, las variopintas fórmulas de crianza de adolescentes en Islandia, e incluso, para que nada falte, la sombra de un escurridizo pedófilo asesino. Y todo esto bajo el tenebroso telón del invierno ártico, dónde la existencia humana es casi un milagro, y con el grave y gris talante del investigador, cuya peripecia existencial le aboca a una sombría visión del mundo y sus ocupantes. Pese a tan  inquietantes mimbres, se teje una historia llena de energía y vitalidad, en la que se nos muestran muy diversas capas de la sociedad islandesa, y se teje una trama que, a golpe de idas y venidas, no nos deja soltar la lectura. Tema aparte resultan los contrastes personales y caracteriales entre el investigador jefe Erlendur Sveinsson y sus ayudantes Sigurdur Óli y Elínborg, que salpimentan la narración, y permiten ofrecer muy diversos enfoques del desarrollo de la historia. Y como en obras anteriores, el autor nos deslumbra con una mirada llena de humanidad y piedad para todos los actores de este drama, tanto verdugos como víctimas. Una magnífica novela.

RBA, 2012
José María Sánchez Pardo
Publicar un comentario en la entrada