Las tres estaciones. Martin Cruz Smith

Las estrellas de Moscú...

En Moscú se encuentra la oficialmente llamada plaza del Komsomol, que es denominada popularmente Tres estaciones, pues en ella confluyen las estaciones Leningrado, Kazanski y Yaroslavl. Como lugar donde confluyen grandes multitudes, se genera un submundo donde se mezclan los más ricos y las gentes más degradadas de la nueva Rusia. A esta frontera interior, acude una madre a la que le han robado su bebé, y a la que nadie parece hacer caso, y por otro lado una aparente prostituta aparece muerta de una sobredosis. Estos dos casos, que a las diversas policías no interesan en absoluto, sólo pueden llamar la atención de un policía tan peculiar como Renko, que acompañado de su pupilo Zhenia, en el intento desesperado de encontrar al bebé, y saber los pormenores de la muerte de la joven desconocida, nos llevará por los rincones más dispares de la realidad moscovita, desde discotecas de lujo, donde se subastan objetos a precios exorbitantes, a la vida de las bandas de niños de la calle, auténticos merodeadores del inframundo moscovita, y cuyas peripecias hacen palidecer a las que nos contó Dickens en David Cooperfield. Y siempre de la mano de ese Renko, con su angustiosa lucidez de lo que ocurre, y siempre guiado por esa necesidad de verdad y conmiseración con las víctimas de la sociedad, que le llevan a enfrentarse con los poderes legales e ilegales de su ciudad, e incluso con su nombre e historia. Una trama vibrante, llena de ritmo que horroriza y emociona a la vez, y además sin extenderse en demasiadas páginas. Una novela magnífica.

Ediciones B, 2012

José María Sánchez Pardo
Publicar un comentario en la entrada