Una semana de lluvia. Francisco García Pavón


Un tempo muy personal

Unas intempestivas lluvias deslucen el inicio de las fiestas de Tomelloso, y en tan triste ambiente, Plinio, el jefe de la Guardia Municipal, acompañado por su fiel don Lotario, se tiene que enfrentar a un alud de preñeces de varón desconocido, y que en algún caso acaban con el suicidio de las jóvenes embarazadas. Con la atención pública revuelta por tan misteriosos hechos, y con la aparición de un joven asesinado, el metódico y perspicaz investigador, se enfrenta a un enigma que le sacará a menudo de sus casillas, y que llegará derivar en tumultos populares. Como en otras obras de esta serie, las peripecias de este singular miembro de la grey policial, llevan a que el autor nos proponga una incursión en personas, situaciones y paisajes, que permiten considerarle un magnífico documentalista de cierta España campesina de principios de los setenta, pues muestra toda una serie de comportamientos y actitudes, que fuera de la pacata oficialidad imperante, vivían y se desarrollaban, y que hoy día nos sorprenden por su vivacidad, variedad de postulados, y alegría de vivir. Mención especial han de recibir sus personajes secundarios, que proponen una riquísima serie de tipos y formas de afrontar la existencia, y que da juego a múltiples pequeñas historias que enriquecen la trama criminal. Y tampoco se pueden olvidar esos toques casi poéticos, en los que el autor describe paisajes, costumbres y situaciones casi filosóficas, en las que el autor nos deja en suspenso, y que permiten dar un tono y un tempo muy personal a la historia. Una estupenda novela.

Rey Lear, 2012

José María Sánchez Pardo
Publicar un comentario en la entrada