La balada de los miserables. Aníbal Malvar


Cruenta y llena de lirismo

Alma Heredia, una niña gitana, desaparece en un recinto chabolista del extrarradio de Madrid. Y no se sabe nada de ella. Ni de otras decenas de niños gitanos que han desaparecido sin dejar rastro en los últimos meses. El patriarca de la familia encarga a un gitano, Rodrigo Monge, alias el Tirao, que encuentre a la niña, pues él también perdió la suya en otros tiempos. Pero no sólo la buscan los gitanos. También la policía, encarnada en una pareja de inspectores de vuelta de todo, Pepe Jara y Pepe Santos, sobre todo el primero, tremendo personaje en muchos sentidos. Y por si no fueran bastantes la periodista Ximena Jarque, ex-amante de Jara y voluntaria en una ONG sanitaria, que trabaja en el poblado donde desapareció la niña, pretende hacer de esta historia su trampolín para entrar en el degradado mundo del periodismo y rescatar de paso su relación con Jara. Y con la voz y la historia de estos personajes, y de otros muchos, el autor nos arrastra a un viaje por los infiernos de lugares, que parecen no existir, pero son desgarrada muestra de los lados más sórdidos de nuestra sociedad, y además nos hace un vivo y sin concesiones viaje por el mundo de la drogadicción y la delincuencia suburbial de Madrid. Y todo esto para acabar hundiendo la historia en una trama negra donde los peores delitos y las mayores vilezas pueden llevarse a cabo. Todo esto con un lenguaje cruento, pero lleno de lirismo, de un ritmo vertiginoso, pero con compás, con unos personajes hundidos en la degradación, pero de los que surgen historias llenas de estilo y vergüenza, y donde múltiples y desconcertantes voces nos van relatando las peripecias y sensaciones de los personajes de una historia trágica y sin concesiones a lo ñoño o cursi, y que nos regala con uno de los finales más emocionantes que se han visto en novela negra en los últimos tiempos. Una formidable novela.

Akal, 2012

José María Sánchez Pardo 
Publicar un comentario en la entrada