Venus privada. Giorgio Scerbanenco

    
Duca Lamberti, médico que ha pasado tres años en la cárcel y se le ha retirado la licencia para ejercer por llevar a cabo una eutanasia, es contratado por un rico empresario para intentar sacar del alcoholismo a su hijo. Durante su tratamiento, se ven involucrados en la muerte de una prostituta, y junto a Livia Ussaro, una mujer interesada en el fenómeno de la prostitución y amparados  por Carrua, un policía amigo de su padre, inician una investigación que les obligará destapar algunos de los rincones más sórdidos de la Milán de los años sesenta. Esta novela nos muestra cómo el negro que adjetiva este género tiene múltiples matices, ya que nos ofrece una novela con un tempo y un ritmo muy distinto al de las anglosajonas, pero no por ello deja de enganchar y estremecer. Una visión neorrealista, como en blanco y negro de un país y una situación social y económica donde se dan formas de delincuencia, que no por ser más silenciosas, dejan de  aterrorizar. Y todo esto basado en unos personajes fantásticos, de los que destaca el protagonista, hombre apaleado, pero no humillado, despojado de sus bienes y títulos, pero lleno de dignidad, y que con una gran humamidad y sin pretensiones moralizantes, se lanza a intentar sacar a algunas personas de sus agujeros existenciales. Y con uno de los finales más estremecedores de la literatura negra, en la que nos deja claro que enfrentarse al mundo criminal no deja incólume. Una lectura imprescindible.

Akal, 2012

José María Sánchez Pardo
Publicar un comentario en la entrada