Blancanieves debe morir. Nele Neuhaus


Cuecen habas

La presuntamente idílica vida en la pequeña localidad de Altenhain, de la región alemana de Vordertaunus, sufre un colapso con la excarcelación de Tobías Sartorius, condenado por la muerte y desaparición de dos jóvenes de la localidad diez años atrás. Las reacciones sociales que este hecho desatan, abren una grieta en la presunta estabilidad de la comunidad, agravada por la aparición de unos restos en una antigua base aérea de los EE.UU., la violenta agresión que sufre la madre del excarcelado, y para colmo de males, la desaparición de una jóven, de características similares a las anteriores víctimas. Todo esto degenera en una furibunda reacción popular en contra de Tobías. Para dar luz en tanto desatino, la investigación de los hechos presentes y pasados llevada a cabo por los comisarios Pia Kirchhoff y Oliver von Bodenstein, empieza a mostrar los puntos oscuros de una historia con más dudas que certezas. Relato en el que se disecciona y muestra a la luz la mezquindad de ciertas poblaciones pequeñas, donde para dar razón al horror, se victimiza a personas inocentes, y donde la mentira y el intento del olvido, pudren las vidas de las personas arrastrándolas a una vorágine fatal. También resulta muy destacable cómo la novela nos muestra el nivel de servilismo y sometimiento al que se puede llegar en comunidades pequeñas muy dependientes de pocos focos de producción, lo cual degenera en una aplicación de las leyes muy distinta, si eres de la clase dominante, o eres un mero y dependiente trabajador. Y eso ocurre en la muy organizada, democrática y legalista Alemania. Como dice el dicho popular... en todos lados cuecen habas. Una estupenda novela.

Maeva, 2012

José María Sánchez Pardo 
Publicar un comentario en la entrada