Un buen detective no se casa jamás. Marta Sanz


     

El detective Zarco deja Madrid, herido de amor, y se refugia en la casona familiar de una amiga de la época universitaria. Sin quererlo, se mete de hoz y coz en la compleja red de emociones, intereses y secretos que rodea a una familia ciertamente singular, y de los cuales, Zarco queda envuelto, como si un banco de algas lo envolviera... y sin su Paula, a la que ya no puede llamar, pero sí tenerla como conciencia. Novela absorbente, que arrastra como un torrente, pues hay un continuo bombardeo, de imágenes, sentimientos, pensamientos y acciones, que obligan a una lectura casi adictiva -se recomienda darse un buen tiempo para leerla, pues es difícil interrumpir su lectura-. Como en su anterior novela la autora disecciona las relaciones humanas en sus múltiples posibilidades, proponiendo distintas fórmulas de la articulación del amor, el deseo y el poder... Y con una propuesta estilística original y deslumbrante, poco habitual en la literatura de género. Una estupenda novela.

Anagrama, 2012

José María Sánchez Pardo 
Publicar un comentario en la entrada