Gente letal. John Locke


    

El ex agente de la CIA y asesino gubernamental, (y a veces por encargo privado), Donovan Creed, tiene que afrontar en esta novela muy diversas tareas. Desde hacer algo para que su ex-esposa no se case con un antiguo maltratador; probar en su propio cuerpo los efectos de armas secretas; atender encargos de particulares, que le piden asesine a personas inocentes... Como vemos tareas de lo más entretenidas. Y, por si fuera poco, se interesa por la muerte de una familia en extrañas circunstancias. Todo esto le lleva a mantener una tensión contínua, pues ha de enfrentarse a mafiosos poderosos muy bien relacionados, y sin escrúpulos, a múltiples intentos de asesinato, al mal carácter de su ex, y finalmente a darse de bruces con una organización secreta formada por muy singulares personajes. Y todo esto en diversos registros, desde la parodia feroz, al dramatismo y brutalidad más despiadada. Mezclando violencia, humor negro, ironía, cinismo y humanidad en un equilibrio difícil, pero exitoso, logrando un thriller intenso y dramático, pero escrito con una originalidad desarmante. Sobre todo, hay que destacar al protagonista, ejemplo de todo lo que debe ser un terrible espía y asesino, y al mismo tiempo, ser una parodia del personaje que interpreta... pues suele tener más problemas en relacionarse con las mujeres que en eliminar delincuentes y terroristas lo cual hace que te caiga simpático desde el primer momento... Y para que no falte nada, una despiadada y cínica descripción de los servicios de seguridad y de las tramas del poder norteamericanas. Una novela que no puede dejar de leerse.

Ediciones B, 2012

José María Sánchez Pardo
Publicar un comentario en la entrada