El lamento de las sirenas. Michael Koryta


Vivacidad y dureza

Ed Gradduk, un viejo amigo de la infancia del detective privado Lincoln Perry, es acusado de matar a una mujer y provocar un incendio. Mientras intenta ayudarle en tan delicada situación, Gradduk muere atropellado por un vehículo policial. Aunque todo el mundo pretende dar carpetazo a este caso, Perry, ayudado por su compañero Joe Pritchard, sigue con las pesquisas, pues existen demasiados cabos sueltos. Esto enfrentará a Perry, con la ambivalente historia que mantuvo con el fallecido, pues pasaron de ser grandes amigos en la infancia, a ser policía y reo en un intento de eliminar a las bandas distribuidoras de droga. Pero no sólo es un ponerse al día con el fallecido, sino con todo un barrio y la gente de su infancia. En estas pesquisas se dará de bruces con los lobbies de poder ciudadano que se encuentran a ambos lados de la Ley, que no dudarán de borrarle del mapa tanto a él como a sus colaboradores. Novela muy intensa, por la vivacidad y dureza de la trama, los continuos flashbacks de la historia del protagonista, y la cruenta situación sociopolítica que enturbia la vida cotidiana de la ciudad de Cleveland, creando un estado de cosas rayano en la delincuencia legal... Una magnífica novela.

Mondadori, 2011

José María Sánchez Pardo
Publicar un comentario en la entrada