El ojo clínico: Piel herida. Stuart MacBride


El mundo del sexo duro

El sargento detective Logan McRae, de la policía de Aberdeen, la escocesa ciudad de granito, tiene que vérselas con tres investigaciones, cada cual más macabra y desesperante. Por un lado tiene que desenmascarar a un violador, que va sembrando el terror entre la población femenina, y de cuya identidad está muy segura la policía. Por otro lado hay que investigar la muerte de un hombre, en lo que parece una sesión de sexo extremo, y que por un lado obliga a dilucidar si fue asesinato u homicidio involuntario, y por otro lado precisará de introducirse en el reservado mundo del sexo duro. Pero, por si fuera poco, McRae tiene que localizar al asesino de un anciano y acuchillador de una policía: un niño de ocho años. Y todo esto con unos jefes que rayan en la desidia y el abuso, unos compañeros que pasan de todo, una pareja, también policía, que gusta de resolver los conflictos con los delincuentes a bofetadas; y por si fuera poco, con fama de gafe. El resultado es una novela fascinante, vibrante, dura, inteligente, lúcida, con un humor negrísimo, pero llena de sensibilidad, con un personaje pupas, pero no desgraciado, que se emborracha, pero no es un borracho pesado, que resuelve los casos, pero que posee una mirada profunda sobre las circunstancias de los crímenes. Tercera entrega de una serie que vuelve a poner al subgénero de los policías escoceses en el top de la novela negra. Y no se pierdan el guiño dedicado al maesstro Ian Rankin, de difícil interpretación... Una novela imprescindible.

Ámbar, 2011


José María Sánchez Pardo
Publicar un comentario en la entrada