Me decidí. Jorge Benito


     

No, pero si sos muy rica (te digo por teléfono)
Salí, ¡mentiroso!
En serio, no sé si será que sos de Guyana pero tenés un tipo muy especial ¿De qué parte sos?
del interior, de un pueblito...
Y venirte con tu hermana, solas, a estudiar acá... Che ¿y ella es tan linda como vos...?
Se parece más a  mamá, tiene rasgos mas marcados. Yo salí a papá, que era europeo.
Al final nunca la puedo conocer... (tomando valor, me decidí...) Pero, eh, y qué te parece si esta noche vamos a tomar algo por ahí...
Bueno, que sé yo, puede ser
Fue una noche maravillosa.
Charlamos de mil tonterías...
Y de los dos.
Te acompañé a tu casa
En la puerta, te besé, una y mil veces, sintiendo el calor de tus labios, tu gusto de mujer
Vení me dijiste Subamos, mi hermana no esta...
Que felicidad sentí, y dentro de mi imaginación hasta pensé que era una lastima (Bah, ¡una suerte!) que tampoco esta noche conocería a tu hermana.
¿Porque razón sería?
Y lo supe.
Porque sí estaba
Con su traje ritual y sus pinturas, con su cara de indígena...
¡Y gritó!
¡Sí!, somos indias... de los jíbaros... como mamá... caníbales...
Y ya teníamos hambre dijo mientras clavaba en mí su puñal.
El dolor fue atroz.
Pero el dolor más grande fue ver la risa en tus ojos.
Publicar un comentario en la entrada