Muerte en Breslau. Marek Krajewski

Una retorcida trama policiaca narra y enjuicia los juegos de sexo, miseria, corrupción y poder de las élites polacas y alemanas

    

“¿Usted que pinta aquí en esta Babilonia?” pregunta, en un raro momento de lucidez, uno de los personajes de Muerte en Breslau. “Puede usted divertirse lo que quiera con sus juguetes retóricos”, contesta, en otro momento de la novela, otro de los personajes.

Y esas son, a mi juicio, las dos claves de esta excelente novela de Marek Krajewski, quien, con rabia vengativa, hace su personal ajuste de cuentas con la memoria histórica polaca con este libro en el que, utilizando una retorcida (y, sin embargo bien trazada y resuelta) trama policiaca (que incluye ramalazos de esoterismo, templarios, profecías y cultos secretos varios), narra y enjuicia los juegos de sexo, miseria, corrupción y poder de las elites –tanto las polacas como las alemanas– de la ciudad, a las que retrata como seres animalizados, auténticos cartoons mojados de speed: embrutecidos, enfermizos y esperpénticos.

No deja de ser curioso que no aparezcan personajes del pueblo polaco, quien resulta ser, en cierto sentido, el auténtico protagonista de la novela, pero queda confinado al papel de mero espectador, inerme y ausente de los juegos pomposos, retóricos y podridos de tan siniestros guiñoles.

Alamut, 2008

Luis de Luis

Publicar un comentario en la entrada