Los demasiados libros. Gabriel Zaid

Gabriel Zaid conoce a fondo la industria editorial, ya que ése fue precisamente el tema de su tesis doctoral. Y en menos de 200 páginas, condensa y resume todo lo relacionado con la misma, eso sí, llamando a las cosas por su nombre. De hecho, no podía haber elegido un título más expresivo: los demasiados libros

¿Cómo medir la animación creadora?


El punto de partida se sitúa en el aquí y ahora: cada treinta segundos se publica un libro. Si nuestra pasión por escribir se desmadra, y no va acompañada de una pasión similar por la lectura, dentro de poco habrá más gente escribiendo libros que leyéndolos.

Es tan desbordante la erudición del autor, tan grande su capacidad para la cita oportuna, que no pretenderemos siquiera resumir los puntos y las inquietudes presentes en este ensayo. Pero sí tomaremos prestados algunos fragmentos de la obra, que quizás sirvan de punto de enganche para sus futuros lectores.



¿Qué importa si uno es culto, está al día o ha leído todos los libros? Lo que importa es cómo se anda, cómo se ve, cómo se actúa, después de leer. Si la calle y las nubes y la existencia de los otros tienen algo que decirnos. Si leer nos hace físicamente, más reales.

El aburrimiento es la negación de la cultura. La cultura es conversación, animación, inspiración. La promoción del libro que nos importa no puede limitarse a aumentar las ventas, los tirajes, los títulos, las noticias, los actos culturales, los empleos, el gasto y todas las cantidades que conviene medir. Lo importante es la animación creadora que se puede observar, aunque no medir.


   

Publicar un comentario en la entrada