Invitación a un asesinato. Carmen Posadas

Saben aquel que diu que un fascinado Scott Fitzgerald le contó a Hemingway, “Los ricos son especiales, son distintos al resto”. “Si” replicó un adusto Hemingway, “tienen más dinero”.  Pues de eso va Invitación a un asesinato

Más allá de eso, no nos saques

Con la pericia, honradez y habilidad de una excelente artesana,  Carmen Posadas diseña una más que eficaz intriga con la que, rindiendo un homenaje sin complejos a la (pese a quien pese) gran Agatha Christie, aprovecha para descoser, con ironía no por sutil y contenida menos profunda, a una recua de arribistas de la alta sociedad.

Contando sobre lo que bien conoce y lo que bien padeció, Posadas elabora una novela problema  clásica para, con el colmillo más retorcido que un sacacorchos, divertirse y divertir al lector, a base de descoser las costuras  de la caterva de pijas, pringados, chulazos, millonarios, tías buenas y piojos puestos en limpio varios, con quienes se nos cae la baba mientras paladeamos, alelados, nuestros Holas, nuestros Prontos y nuestros Sálvames  para desvelar, una vez desnudos los emperadores, que sólo les interesa, como a cualquiera, como a mí o, incluso, como a Berlusconi,  el poder (a ser posible encarnado en sexo y dinero) y que más allá de eso no nos saques.

Pues eso, que Hemingway tenía razón. Más que un santo.


Planeta, 2010

Luis de Luis


      

Publicar un comentario en la entrada