La feria del crimen. La nueva narrativa negra francesa

Cada país reivindica su propia tradición policial, adaptando el género a un ambiente cercano. Casi siempre se asimilan las formas narrativas de la novela negra norteamericana a la vez que se personalizan, introduciendo las propias claves culturales

Su lectura sugiere muchas lecturas

La narrativa policiaca siempre ha resultado interesante como forma de expresión popular. Esta "literatura de tren" ha sido a menudo una respuesta a los tiempos de crisis, manifestando una inquietud, de manera que la toma de posición del autor ha resultado, cada vez más, un punto ineludible. Es por ello que resultaría muy pobre contemplar este tipo de narrativa centrándose solo en los clásicos anglosajones; de hecho, cada país reivindica su tradición policial propia, adaptando el género a un ambiente propio, cercano. En la mayor parte de los casos, se asimilan las formas narrativas de la novela negra norteamericana a la vez que se personalizan, introduciendo las propias claves culturales e idiosincrásicas. En Europa, el panorama de la narrativa negra francesa resulta especialmente fértil e interesante, y el presente libro nos acerca a esta tradición, mostrando la efervescencia que vive en los últimos años.

En La feria del crimen encontramos cerca de una veintena de relatos, gracias a la edición, prólogo y traducción del especialista José Luis Sánchez-Silva. Los datos hablan por sí solos, y este libro viene a confirmar el boom que se ha producido en las últimas décadas en la literatura policial francesa. Tras la aparición de J. P. Manchette, que renovaría las coordenadas de la novela negra, no han hecho sino aparecer más y más escritores afines al movimiento, cada uno desde un enfoque propio, todos dándose cita en las estanterías de policier de las librerías galas. La presente recopilación ofrece pues excelentes botones de muestra y también posibilita una visión de conjunto del fenómeno.

Un acertado prólogo nos facilita los antecedentes necesarios para comprender la evolución histórica del relato de intriga y policial en el país vecino. A continuación, cada relato viene acompañado de una pequeña biografía de su autor, aderezadas estas fichas con divertidos apuntes críticos.

Relato tras relato, podemos apreciar la renovación del género en Francia; desde la habilidosa aproximación al argot callejero de Marc Villard al revival nostálgico de Patrick Raynal, donde no faltan ni rubias fatales ni gabardinas en el perchero. Dominique Manotti nos ofrece su visión crítica de las fuerzas de seguridad, Andréa H. Japp demuestra su buen pulso para conducir el thriller a la americana, mientras que otros autores, como Jean-Claude Izzo o Gérard Delteil, nos revelan un compromiso político insobornable, mediante un arrebato de violencia callejera en el primer caso, o un intenso drama carcelario en el segundo. Como vemos, la presente antología abre el abanico para mostrar la mayor variedad posible, ofreciendo relatos que hasta ahora estaban inéditos en nuestro país, y en más de una ocasión, presentando a autores que aún no han sido publicados.

Estamos pues ante una obra de cabecera para todos los aficionados a este tipo de narrativa, que siempre encontrarán notas y sugerencias en estas páginas. Queda pues La feria del crimen como perfecta lectura de iniciación a la narrativa negra francesa, como libro que incitará a leer multitud de libros y que, seguro, despertará la curiosidad hacia un tipo de literatura sobre la que nos queda bastante por saber.


Lengua de Trapo, 2007
Compra en Estudio en Escarlata

David G. Panadero
Publicar un comentario en la entrada