Por otra parte, la muerte. Richard Stevenson

Magnate de ambigua moral, detective duro y resabiado, diálogos afilados, capítulos cortos, giros efectivos  en la trama… Stevenson sigue las líneas maestras marcadas por Chandler en este agradecido bolsilibro

Convincente como las magdalenas

Quizás el truco de la excelente novela de Richard Stevenson sea su decidida vocación artesanal. Su falta de pretensiones se convierte, por paradójico resulte, en su gran virtud. 
Stevenson narra la mil veces contada historia de un detective que desvela los oscuros intereses que laten tras las operaciones inmobiliarias en una gran ciudad, en este caso Los Ángeles (los de San Rafael no; los de California). Su única ambición es que su novela sea la 1001, y para ello decide contarla con la solidez del orfebre que emplea las archi-conocidas materias primas que proporciona la siempre fiable Escuela Chandler.

Más eficaz que Pedro Almodóvar:
 sin histerismos ni procacidades

Magnate de conducta ambivalente; detective duro, moralista y resabiado con respuestas agudas y cortas; diálogos afilados, capítulos cortos, narración lineal; personajes típicos y pintorescos; giros en la trama para no aburrir… El lector encontrará lo que se promete: un solidísimo, clasicote y nada estridente bolsilibro, contado con esa “vieja fórmula tradicional”, como las magdalenas de La Bella Easo.
¡Ah si! ¡Se me olvidaba! El prota, los secundarios, algunos polis, el trasfondo de la trama, la ambientación, los conflictos, tienen que ver todos, pero todos, con el mundo gay y los movimientos de liberación californianos de los años 70. Mundo gay sin locazas, histerismos, procacidades, ni exageraciones. 
Mundo gay contado, ya se ha dicho, con naturalidad y sin pretensiones, de forma que Stevenson consigue llamar la atención y atraer las simpatías del lector hacia el entorno de los homosexuales de forma más eficaz y eficiente que Almodóvar con sus rabietas, Boris Izaguirre a calzón quitado, o el mismísimo novio de Falete. 
¡Como lo oyen! ¡Lo que nos hubiéramos ahorrado si este tío hubiera nacido en España! 

Ediciones B. Libro amigo

Luis de Luis
Publicar un comentario en la entrada