Asombrada

La sombra se detuvo aterrorizada, asombrada. ¿Dónde se había metido su dueño?

     
David G. Panadero
Publicar un comentario en la entrada