Una luz en la ventana. María José Cortés

La enciendo cada tarde, en Connecticut anochece pronto, y esta casa es la sombra de una ortiga. Hace seis años que mi marido fue atropellado. Me quedan la luz y algunos de mis gatos, siete, que calientan sus ojos y mis zapatillas junto al fuego.


Le digo que tengo preparada una habitación 
por si alguien se pierde


Alguien llama a la puerta. Abro a un hombre que parece llevar frío en los bolsillos. Le invito a que se acomode junto al rescoldo de mis gatos. Acepta la copa que le ofrezco. Hablamos de nuestros escritores preferidos: Lewis Carroll, Raymond Chandler, Maupassant. Se ha hecho tarde mientras me cuenta cómo ha llegado hasta la luz de mi ventana. Le digo que tengo preparada una habitación por si alguien se pierde. A la mañana siguiente le ofrezco copos de avena y café en la cocina. Hoy no presta atención a mis palabras, ha dejado sus sentidos sobre el congelador. No puedo soportarlo y abro la tapa para mostrárselos, me mira como si no pudiera comprender que no podía permitir que acabaran comiendo tierra.
Lienzo de Jesús Carbajales

María José Cortés es Licenciada en Filología Hispánica. Cola­bora con publicaciones como la revista Cálamo o Nayagua y ha obtenido premios literarios como el accésit del Adonais en tres ocasiones: 1998, 2000 y 2001. Ha escrito numerosas obras de poesía, narrativa y teatro. Actualmente realiza es­tudios de postgrado.
Dirige el taller Cortázar: cuentos, realidad y fantasía, que se imparte de octubre a diciembre en La Piscifactoría. En este taller se leerán, comen­tarán y se reflexionará sobre la utilización de la realidad y la fantasía en los cuentos de Julio Cortázar. Se puede decir que este argentino es un escritor realista y fantástico al mismo tiempo. En el mundo que él crea la realidad comienza, casi de forma imperceptible, a ceder a una especie de extrañas pre­siones que la van conduciendo al borde de lo fantástico, pero sin entrar del todo en el mundo de la fantasía.
Publicar un comentario en la entrada