Se lo que estás pensando. John Verdon

Se han escrito muchas novelitas de a duro en poco más de 100 páginas. Y John Verdon entrega más de 400, cayendo en reiteraciones innecesarias, estiramientos y ensanchamientos de la –por otra parte– eficacísima trama

Todo les sonará a visto
Incluso a los que sólo leemos The Financial Times, manuales de autoayuda y biografías de prohombres nos apetece, de cuando en vez, frenar nuestro vértigo intelectual leyendo una novela de género de las de toda la vida, sin más objetivo o pretensión que disfrutar leyendo.
Abastecer al Lector con un thriller clásico parece haber sido el propósito de John Verdon, profesional de larga experiencia en el mundo de la publicidad, con Se lo que estás pensando, su primera novela.
John Verdon no se ha planteado reinventar, trascender ni sodomizar el género para proporcionar un selling point a la editorial o una coartada que libere de la culpa de leer un best seller a los lectores.  
Así, con un intrigante e irresoluble punto de partida (la facilidad con que se produce un acoso psicológico a Mallory, un médico triunfador, mediante el conocido juego infantil de adivinar números), el ex policía Gurney debe iniciar la caza y captura de un psicópata al estilo Bates. La narración, ambientada en las pequeñas ciudades estadounidenses, se aliña con deslumbrantes técnicas policiales, desencuentros matrimoniales, algo de política local, vueltas y revueltas de tuerca argumentales y pasados oscuros con trauma enquistado de los diversos personajes que la pueblan.
Gracias a esos elementos, fácilmente reconocibles, el lector se siente a gusto, como en casa, leyendo esta novela, que respeta las reglas del género. Por otra parte, a los aficionados de retina cuarentona todo les sonará a visto. Se han escrito muchas novelitas de a duro, bolsilibros y pulp sin pretensiones, y en poco más de 100 páginas. Y en su afán por complacer al lector medio, John Verdon entrega más de 400 páginas (el lector de hoy ignora las novelas de menor cabotaje), cayendo en reiteraciones innecesarias, estiramientos y ensanchamientos de la –por otra parte– eficacísima trama. Aunque bien es cierto que el éxito del libro -tanto en mercados internacionales como en el patrio– dejan claro que me equivoco, y mucho, en mis apreciaciones. Ustedes mismos.

Roca, 2010
Luis de Luis

Publicar un comentario en la entrada