Jornada laboral de un cuchillo. Roberto Malo

    
soy un cuchillo / un cuchillo grande / ahora estoy oculto / estoy metido dentro de una funda negra / estoy alojado en el calcetín de la pierna derecha de mi dueño / mi dueño me suele llevar encima / mi dueño se separa pocas veces de mí / me utiliza para matar a chicas jóvenes / chicas / chicas jóvenes / aunque no siempre ha sido así / no / depende de cómo le da a mi amo / hace un año me utilizó para matar a viejos ciegos o paralíticos / y a mí no me gustaba / sangre vieja / carne vieja / ahora es mejor / sangre joven / carne joven / mucho mejor / soy el arma que guarda desde hace más tiempo / con él llevo ya dos años / dos provechosos años / antes pertenecía a su hermano mayor / su hermano mayor sólo me utilizaba al ir de acampada / su hermano mayor no mataba a nadie / dejé de ser su cuchillo cuando mi actual dueño me alojó en su garganta / se sirvió de mí para matar a su hermano / ahora se sigue sirviendo para matar a cualquiera / a cualquiera / sí / y no soy su única arma / no / tiene también una pistola / pero no la suele utilizar / es muy escandalosa / yo en cambio soy silencioso y eficaz / ya lo creo / ahora mi dueño me ha sacado del calcetín / presiento que me va a utilizar de nuevo / sí / me quita la funda / ya puedo ver / me quita así las ganas de dormir y me prepara para la movida / me agarra fuertemente del mango / noto sudor en su mano / noto tensión en su mano / vamos por un largo pasillo / hay una luz al fondo / veo un letrero / el letrero indica la dirección de las duchas femeninas / duchas femeninas / qué bien / nos dirigimos hacia allí / las paredes que nos envuelven son blancas / muy blancas / bueno / hemos llegado a las duchas / mi amo mira / hay sólo dos duchas funcionando / rápidamente se decide por una / se acerca con sumo cuidado / poco a poco / el sonido de sus pisadas no se percibe por el ruido del agua / se aferra a la cortina de la ducha con una mano / tira de ella / la cortina se corre / deja ver una preciosa chica desnuda / tiene agua en los ojos y no ve nada / se los seca y mira / mira a mi dueño con pánico / con tanto miedo en su rostro que no puede ni gritar / mira a mi dueño y me mira a mí / no sé quién le da más miedo / mi amo no se lo piensa dos veces / me empuja y me clava con fuerza en su estómago / mi cuchilla lo rasga totalmente / con esa experiencia de tantos y tantos crímenes / la sangre mana en abundancia / mi cuchilla está recubierta de sangre de nuevo / es una sensación agradable / maravillosa / me gusta / me excita / mi dueño deja de agarrar el mango / me suelta / la chica se desploma / es natural / la herida de su estómago es enorme / yo estoy alojado ahí / pero mi amo me agarra duramente del mango y me saca / sabía que no se olvidaría de mí / desde luego / nunca me ha dejado con el cadáver / no soy una simple cuchilla de usar y tirar / soy para siempre / como los diamantes / ojo / la chica de la otra ducha ve el cadáver y grita histéricamente / grita como si nunca hubiera visto un cadáver / mi dueño se sobresalta / mi dueño duda entre matarla o echarse a correr / echa a correr / sale por pies llevándome en su mano / son gajes del oficio / qué se le va a hacer / ya estando lejos se detiene / me limpia con un pañuelo y me da unas palmaditas de agradecimiento / es reconfortante la recompensa después del trabajo bien hecho / sí / mi dueño saca del bolsillo una cuchilla de afeitar / con ella me marca en mi mango una cruz / jesús qué cruz / me tiene harto / siempre igual / no soporto que me raspe / me fastidia el mango / en fin / es su forma de indicar el número de muertos / sí / así es / lleva ya siete víctimas femeninas / siete / un buen número / la pistola en cambio lleva sólo tres muertos en total / tres / está celosa perdida / que se joda / que reviente / que se muera de envidia / sí / parece que el trabajo de hoy ha terminado / mi dueño me mete en la funda / me guarda nuevamente en el calcetín / siempre dispuesto para otro trabajito 
  

Roberto Malo es el más y mejor cuentista de la banda
Publicar un comentario en la entrada