Trofeo

Relato ultracorto de Roberto Malo, el más -y mejor- cuentista de la banda
      

 La cabeza disecada de King Kong –mi más preciado trofeo- ocupa la pared principal de mi ostentoso salón. Las mujeres que vienen a casa la observan siempre entre fascinadas y aterradas, especialmente las rubias.
Publicar un comentario en la entrada