Ponga un pobre en su mesa


Cada Navidad, hago mi buena acción. Pongo alguno de los pobres del barrio en mi mesa. Y sinceramente, una vez cocinados, ya no huelen tan mal. Y más de uno resulta exquisito.







Roberto Malo es el más y mejor cuentista de la banda
Publicar un comentario en la entrada