The Brasher Doubloon (1947)

Contratado por una anciana viuda millonaria...



Dentro de todo el ciclo de adaptaciones cinematográficas del detective Philip Marlowe, The Brasher Doubloon tal vez sea una de las más desconocidas para el público español ya que carece de estreno en España. Se trata de una producción de 1946 de la Twentieth Century Fox y dirigida por John Brahm, director curtido en un gran número de producciones para televisión como The Twilight Zone. En el papel de Marlowe tenemos a un estilizado George Montgomery, que con su fino bigote de dandy se aleja de la imagen prototípica que tenemos de Marlowe: de duras facciones y con el rostro completamente rasurado. En el rol femenino destacamos la actuación de Nancy Guild, actriz bastante olvidada y que apenas posee una dilatada carrera. 

Los nuevos y oscuros taxis sin luz

Distopía al estilo Espejo Negro. Gloria de pijas e imbéciles variados



Exprimir al máximo los recursos físicos y mentales de los individuos en aras de un "Dios de la Abundancia", algo que en el transcurso evolutivo (más allá del "primigenio" salto hacia la bipedestación que resulta definitoria de nuestra especie) mediante sucesivos avances técnicos ha devenido en una suerte de sincretismo numérico hoy plasmado en cuentas bancarias, teclas de ordenador, pantallas y tarjetas con banda magnética, ha sido pilar básico y rasgo inmanente de toda agrupación humana con independencia de símbolos, colores, nombres e incluso principios rectores de todo orden económico y social que en el devenir histórico ha servido para encuadrar política, filosófica y terminológimante a dichos "grupos masivos de familiares y amigos".

Retorno al Pasado (1947)

Por amor y por dinero. El resto es accesorio


La sombra del pasado de uno de los amantes se cierne sobre la relación crepuscular de una joven pareja amenazando con destruir su idílica situación, un falso presente construido para olvidar y escapar de los pecados del hombre que desembocará en una catarsis de expiación de la culpa. 

A través del espejo. Antología a cargo de Andrés Ibáñez

El engaño y la verdad son abarcados indistintamente 


Vosotros, intervalos de tiempo que llega...
   Rilke      


En un mundo donde cada cual vive pendiente la mayor parte del tiempo de su “apparecchio”, en el escenario de movilización total (quizás) sobre el cual nos trata de persuadir y advertir Maurizio Ferraris, los espejos comienzan a no estar de moda; aunque las pantallas, todas las pantallas, sean una cierta manera nada inverosímil de manifestarse también estos. El engaño y la verdad son abarcados indistintamente por ambas creaciones, dice una voz engañosa desde el subsuelo. No de los digitales, hoy omnipresentes, sino de los antiguos, pero no por ello menos abominables por frecuentar con la procreación la multiplicación de los rostros, hablan las 33 aportaciones literarias que constituyen esta excepcional antología a cargo de Andrés Ibáñez. Como en la galería de espejos de la vieja feria, los reflejos resultan confusos. Hay que saber prestar atención al sonido de las imágenes y tomar precauciones, como hiciera in illo tempore Ulises... Por estas páginas, asombrosas, veremos desfilar o emerger: espejos negros, escudos reflectantes, caleidoscopios, prisiones esféricas, puertas a otros escenarios y armas especulares que lanzan rayos de fuego. Relatos, fragmentos mitológicos, “noticias verdaderas”, alegorías gnósticas, poemas, ensayos...incluso varios micropulsos (Goran Petrović) con “lo inabordable” dan cuenta de la variedad de los materiales seleccionados. 


espejos negros, escudos reflectantes, caleidoscopios...


Cuento entre las 33 narraciones, maravillosas y bien traducidas, la extensa y bien fundamentada introducción del antologista así como un cuento de Fritz Leiber: Medianoche en el mundo de los espejos que se ha escurrido entre los ángulos, sin duda al encuentro de algún rayo lunar, con la velocidad serpentina de la que hacen gala muchas arañas en las viejas mansiones. Por estas páginas, asombrosas, veremos desfilar o emerger: espejos negros, escudos reflectantes, caleidoscopios, prisiones esféricas, puertas a otros escenarios y armas especulares que lanzan rayos de fuego. Relatos, fragmentos mitológicos, “noticias verdaderas”, alegorías gnósticas, poemas, ensayos... incluso varios micropulsos con lo inabordable dan cuenta de la variedad de los materiales seleccionados. 

La mirada, la sombra, el doble, el umbral, lo fantástico y lo tenebroso se dan cita en esta antología; cada cual tiene sus gustos y a mí me han resultado especialmente deliciosos los trabajos de, inevitablemente, E.T.A. Hoffmann, Lafcadio Hearn, Angela Carter, el autor anónimo, bendito e inmortal del Himno de la Perla, Isaac Bashevis Singer, Bioy Casares, Danilo Kiš y los inolvidables Hermanos Grimm. No hace falta señalar que no desdeñamos a Chesterton, Lovecraft, Poe, Papini, Lugones etc. No creo que haya lector que no vaya a encontrar en esta antología embriagadora ese relato que le ataña “más que personalmente”, tenga o no que ver con: la Dama, la Utopía, la Noche o el Secreto.

Atalanta, 2016
Compra en Casa del Libro

Frank G. Rubio




So Dark The Night (1946)

La visita de Henri Cassin, el detective más prestigioso y mediático

Un año después de filmar una de sus películas más perturbadoras —My Name Is Julia Ross y cuatro antes de empezar a consagrarse con Gun Crazy (traducida como El demonio de las armas), el estadounidense Joseph H. Lewis experimentó con el cine negro pastoral en So Dark The Night europeizando decorados, comportamientos de los personajes y ritmo de la narración. La acción se sitúa a medio camino entre París y un ficticio pueblo francés (St. Margot) donde el bucolismo y la tranquilidad de este último son alterados por la visita de Henri Cassin, el detective más prestigioso y mediático del momento, que decide instalarse en dicha aldea para pasar sus primeras vacaciones en más de una década. Como es de suponer, una vez ahí empezarán a sucederse hechos trágicos e inexplicables en los que Cassin (Steven Geray) se verá impelido a tomar la iniciativa para tratar de desentrañar sus misterios.

Escrita por un habitual de la serie B, Aubrey Wisberg guionista de, entre otros, el Edgar G. Ulmer de The Man From Planet X o Murder Is My Beat, y adaptada por Martin Berkeley habitual de las ocurrencias sci-fi de Jack Arnold y Dwight V. Babcock mano derecha de Jean Yarbrough en la inmersión de éste en el terror barato, So Dark The Night destaca por la cuidada puesta en escena a veces cercana a planteamientos puramente teatrales, dada la limitada selección de interiores, por los incisivos movimientos de cámara en especial el travelling, cuyo recurso Lewis terminaría por derrochar en la citada Gun Crazy y en el tono enrarecido que va adquiriendo la cinta a medida que avanza el metraje. La película mezcla romance en concreto el triángulo amoroso, crimen y el socorrido tratamiento psicológico de los actores tan en alza en aquella época casi a partes iguales.

Entrevista con Geir Tangen

«El protagonista recrea asesinatos que aparecen en novelas de grandes autores y cineastas noruegos»

Hace unos días participamos en un encuentro en Madrid con el escritor noruego Geir Tangen, del que se acaba de publicar su opera prima, El Ejecutor. Fue un encuentro muy singular pues se nos citó a distintos blogs especializados en literatura tanto de novela negra como general lo que nos permitió conocer el nivel de salud del sector con compañeros de otros blogs. Eso además se notó en el número y contenido de las preguntas que le fueron formuladas al autor, que resultaron mucho mejores en cantidad y calidad que cuando los encuentros son con periodistas, aunque estos sean de las secciones de cultura. El autor nos habló de su novela, de su pasión por la novela de intriga y criminal y de sus proyectos.


Entrevista por José María Sánchez Pardo



¿Por qué ha escrito esta novela?

Antes de nada yo soy un gran lector de novela policíaca, leí muchos autores norteamericanos y británicos. Después leí casi toda la novela nórdica del género criminal, y durante bastante tiempo he llevado un blog de novela negra. Y hace unos años decidí escribir una novela. Me animaron amigos y algún escritor, por lo que me lancé a escribir. Hice un primer borrador de la novela, pero no me satisfacía, y un día escuché una canción noruega titulada "Maestro", que trataba unos temas que me interesaban, rompí lo que había hecho, y de ahí nació El ejecutor.


¿Cree que hay diferencias entre los diferentes países nórdicos a la hora de escribir policial?

No lo había pensado nunca. Creo que no hay grandes diferencias entre las novelas noruegas, suecas, danesas o finlandesas. Creo que hay un estilo común entre todas ellas, sea por una cultura común entre todos. Aunque podría decir que los noruegos estamos quizá más influenciados por la novela británica que los demás países.

Sobre la publicación "thelémica" ON. Entrevista al Frater S.L.O.

Thelema y la A∴A∴ como sistema de conocimiento, con sus propios códigos, estructura interna y demás


Entrevista por Frank G. Rubio


FGR: ON es el nombre originario de la antigua Heliópolis, origen de la sabiduría milenaria del antiguo Egipto, también es el nombre de esta publicación que comienza. Háblanos de sus objetivos.

Frater S.L.O.: Básicamente reunir un poco la actualidad de cosas relacionadas con Thelema que se vayan haciendo en nuestro idioma, como publicaciones, actividades, etc. Y también juntar material tipo ensayo o artículos de autores contemporáneos que vayan desde material más especializado hasta cosas más accesibles, y también incluir cosas de thelemitas históricos que no hayan sido aún traducidos. Todo sin muchos medios y publicando print on demand, aunque es verdad que en próximos números nos gustaría mejorar un poquito el diseño y la presentación. Por otro lado no creo que se cambie lo del print on demand ya que permite llegar fácilmente a latinoamérica y otros países, aunque allí también sean poquísimos los interesados en Thelema, igual que aquí.

FGR: ON es también una fórmula magicka...

Frater S.L.O.: Sí, una de las que menos material hay publicado a pesar de que está implícita en muchos rituales y aspectos de Thelema, de ahí también lo del artículo sobre ella que hay incluido.

FGR: La publicación es marcadamente “thelemica”...

Frater S.L.O.: Sí, Thelema y la AA como sistema de conocimiento, con sus propios códigos, estructura interna y demás. Preferimos centrarnos en algo en concreto en ese sentido, aunque nos interesen otras corrientes y sistemas. Además la publicación forma parte del trabajo hecho con Pyramidos 671 (ahora Pyramidos Clerk House), la web que empezamos hará cosa de un año y medio como plataforma para la AA en español, así que tenía todo el sentido hacerla centrada en esto.