La canción de las sombras. John Connolly

Reacciones de los seres humanos en situaciones límite

El detective Charlie Parker tiene que abandonar su casa de Scarborough tras las dramáticas situaciones acontecidas en la anterior entrega de sus aventuras, relatadas en El invierno del lobo, puesto que la casa queda seriamente dañada por los tiroteos. Pero la persona de Parker ha quedado también muy maltrecha, pues las heridas que le han sido infligidas, que le llevaron tres veces a las puertas de la muerte, le han dejado profundas secuelas tanto físicas, como anímicas. Las primeras por sufrir grandes dolores y padecer limitaciones tanto corporales como cognitivas, pero también de orden emocional, pues le ha quedado una profunda sensación de fragilidad e impotencia ante el infortunio.

Para llevar a buen término su recuperación, Parker se instala en Boreas, una pequeña localidad costera de Maine, donde no es especialmente bien recibido, pero bajo la tutela de Louis y Angel, el ex asesino y el ex ladrón, afronta la dura lucha que implica la recuperación tanto de su cuerpo como de su alma.

Durante esta penosa convalecencia, Parker traba amistad con sus vecinas, Ruth Winter y su hija Amanda. Pero éstas empiezan a sufrir un extraño acoso, que se ve agravado por la aparición en las playas de Boreas de un cadáver. Para defender a estas dos mujeres, Parker tendrá que enfrentarse a fantasmas del pasado que no quieren ser conjurados en el presente.

Mi nombre era Eileen. Ottessa Moshfegh

Una historia de venganza, un thriller apabullante

Triste y espeluznante
En este libro se nos relata la triste, dramática y sórdida vida de la protagonista, Eileen Dunlop, que de forma retroactiva hace un relato pormenorizado de una existencia terrible. 

La primera mitad de la novela consiste en la descripción de la vida que llevaba la protagonista, mujer con graves trastornos mentales, que vive con un padre alcohólico y paranoico, en un hogar insalubre, con unos hábitos higiénicos y de alimentación muy cuestionables. Para dar más sabor a la historia la protagonista nos relata entre sus delirios sus actividades como pequeña ladrona y los cuelgues que tiene con algún hombre, eso sí, siempre desde el lado de la fantasía más tristemente morbosa. Y para que nada falte, su trabajo como administrativa en un reformatorio juvenil, con las terribles historias que traen los reclusos, y en las que se ven envueltos en tan lúgubre lugar, no da precisamente mucha alegría a alguien tan machacado en la vida.

En éstas, se presenta en el correccional como nueva directora educativa, la brillante, guapa y alegre Rebecca Saint John, y la interacción de estas dos mujeres tan antitéticas, producirá una historia de venganza que inicia un thriller apabullante e intenso, en el que la vida ya bien jodida de Eileen Dunlop, se complica a niveles casi trágicos.

Nada sucio. Noemí Trujillo y Lorenzo Silva

Más cerca de la literatura juvenil que de la novela negra

Tensión erótica no resuelta
Traemos hoy este libro, el último título de Lorenzo Silva (acompañado, en esta ocasión, por Noemí Trujillo) y el primer título de una nueva colección de novela negra. Empezando por el final, SeisDoble es una nueva serie de novela negra puesta en marcha por la pequeña editorial palentina Menoscuarto. Una propuesta curiosa y atrevida -desconozco si pionera- que consiste en la creación de unos personajes sobre los que trabajará, sucesivamente en cada título, un autor (o autores, como en éste) diferente. Es un interesante experimento literario que, ya veremos con qué resultado, va a implicar a firmas distintas en una misma historia. Todo ello en una cuidada edición con buen papel y cómodo formato que creemos supondrá, a poco que el éxito les acompañe, un empujón a un sello editorial con un, por el momento, limitadísimo catálogo.

Se inaugura, por tanto, con Nada sucio, una serie de novelas que irán planteando nuevas tramas y desarrollando los caracteres de sus personajes, empezando por su protagonista: Sonia Ruiz. Una treintañera recién separada, desempleada y sin un duro que mantiene una peculiar relación con el joven hijo de su vecina; relación que fluctúa entre lo materno-filial (Sonia le ha visto crecer), la tensión erótica no resuelta (ambos se sienten atraídos por el otro de distintas formas y en distintos momentos) y lo paterno-filial (a pesar de sus escasos veinte años, Pau es mucho más maduro que ella y actúa a menudo como su protector).

La muerte es una vieja historia. Hernán Rivera Letelier

Una viveza y un colorido apasionante

Viveza y colorido apasionantes
En la chilena ciudad de Antofagasta, su único investigador privado, el antiguo minero Recaredo Gutiérrez, conocido por todos como el Tira Gutiérrez, es contratado para desvelar la identidad de un violador que está asolando a las mujeres que se acercan al cementerio local. En las pesquisas le acompaña la hermana Tegualda, una activista evangélica, que le contrató para efectuar esta investiagación.

Esta dispar pareja se enfrentará a un misterio nada fácil de desentrañar por las peculiaridades del escenario criminal, la desidia policial, y por los diversos ámbitos sociales que las pesquisas les obligan a reccorrer, donde sus muy distintas actitudes y comprensiones de la vida y las gentes, les enfrentarán a situaciones y problemas no siempre fáciles de sortear

La acción de la novela está situada en la ciudad de Antofagasta, cuya sociedad conoceremos así como se nos hablará del mundo de los mineros del interior, con sus cuitas y singularidades, que se irán reflejando en los distintos avatares que la novela va recorriendo. Otros autores chilenos de novela de intriga detectivesca nos mostraron diversos lugares de Chile (Santiago en las novelas de Ramón Díaz Eterovic, Valparaíso en las de Roberto Ampuero Espinoza, las regiones australes en las de Luis Sepúlveda, o el idílico Papudo en las de Mauro Yberra), pero ni Antofagasta ni el mundo minero había aparecido, y nos enseña una realidad con una viveza y un colorido apasionante.

Poniendo en su lugar a los caníbales

Desdramatizando las melopeas mediáticas para mejor desmontarlas


Para el Arcángel Foster


El hermano bueno mira al mar, el hermano malo mira a la jungla...
Proverbio caníbal


Évole para Jot Down
Los seres-nada de los que habla mi amigo Félix, un altísimo porcentaje en la población de los países mal llamados desarrollados, viven pendientes, siendo pertinentemente moldeados en sus creencias y sensibilidad, de los mal llamados “medios de comunicación de masas”: el Cuarto Poder. La mayor parte de aquellos que ejercen como ciudadanos se informan y deciden en función de los contenidos vehiculados por periódicos, cadenas de televisión o emisoras de radio. Una mínima parte lo hace basándose principalmente en la experiencia propia o en la reflexión, a esta última se puede acceder mediante: la lectura, el pensamiento disciplinado o la meditación... incluso el rito, el trabajo creativo y vocacional o la oración silenciosa, funcionan. El resultado ha sido un progresivo embrutecimiento de los mal llamados “ciudadanos” y una intensa falta de escrúpulos y de ética por parte de los gobernantes. Insisto que no hablo de los regímenes totalitarios o autoritarios, sino de las mal llamadas democracias. Son estas, en la Era de la Granja que canta encomiásticamente Steven Pinker, sistemas masificados de convivencia de corte predominantemente urbano organizados como sociedades burocráticas de consumo dirigido donde se ha impuesto, pertinente y consecuentemente, un control exhaustivo y cientifista sobre las conductas; una cada vez más extensa y panóptica vigilancia que pretende disimular su torva faz con oleadas de propaganda continua y omnipresente, impregnada esta de un buenismo de garrafón, lo envuelve ya todo. El Estado Terapéutico o la culminación de la “postmodern-hez”; no es raro, ni está falto de significación, más allá de las explicaciones fisicalistas, lo mal que huelen las ciudades. Lo fecal ha sustituido a lo feérico en la era digital; para mejor ser comprendidos: la diferencia que va entre Jordi Évole y Miguel de la Quadra Salcedo; porque estamos hablando aún, mal que nos pese, de periodismo. Vivimos en una época terminal, en la fase de los ogros filantrópicos donde toda noticia es ya una “falsa noticia”.

Prólogo: Tan tuyo como tu muerte

Los que no podrán librarse de su sombra

Mucho hemos leído, y a menudo con gusto, sobre personajes a los que la suerte les abandona. Personajes que no solo no saben salir del atolladero, sino que cada vez se van hundiendo más en él. Así se encuentra el narrador y protagonista de Tan tuyo como tu muerte, el veterano policía Abel Claramunt. Un desencantado a quien nadie soporta, que después de dos divorcios vive castigado por la mala salud. Tampoco disfruta precisamente de buena suerte la joven María Asunción, una chica metódica y esforzada, buena estudiante, que ha desaparecido, y cuyo paradero debe averiguar el policía.

La mala suerte es todo un leitmotiv en la novela negra, y también, por descontado, fuera del género. Pero resulta mucho más interesante cuando, como es el caso, el autor, Emili Bayo, abandona con habilidad e inteligencia el habitual discurso victimista y se arriesga a profundizar en realidades humanas complicadas dejando a un lado moralismos fáciles. Todo resulta mucho más complicado de comprender y juzgar cuando los personajes respiran, caminan y cometen errores tal y como lo hacemos nosotros.

En manos de Bayo, filólogo y periodista cultural de largo recorrido, el juego de la ficción y la reflexión que entraña la escritura añaden interés y profundidad al punto de partida, convirtiendo las regiones boscosas de Lleida en un terreno donde casi todo es posible. Cuentos populares como el de Hansel y Gretel adquieren una fuerza renovada, un especial dramatismo, dentro de una novela que nos habla de abandono, incomprensión y malos tratos.

Mentiras. Yrsa Sigurdardóttir

El dolor por la pérdida de seres queridos

En medio del duro invierno islandés, tres historias nos son propuestas, aparentemente sin relación. Por una parte un grupo de mantenimiento se ocupa de restablecer un centro de comunicación en un mínimo islote en medio del proceloso Océano Atlántico, y debido a problemas de logística se crea una situación de tensión inaguantable. Por otra parte una familia islandesa regresa de un intercambio en los Estados Unidos, y al recuperar su casa, se van dando cuenta de que algo extraño ha debido suceder durante la estancia de la familia norteamericana que ha usado su casa de Reikiavik y su casa de vacaciones. A medida que los indicios son más misteriosos se generan situaciones de suspense que desembocarán en un trágico final. Y finalmente, una agente de policía, que está pasando por un momento muy dramático, pues por un lado se ve involucrada en un altercado profesional muy desagradable, está desolada cuidando a su marido, que está en coma por un intento de suicidio fallido, que le ha dejado en estado vegetativo. Al serle encomendado la criba para su destrucción de antiguos expedientes, se da de bruces con una extraña historia en la que su marido participó cuando era muy niño, y de la que no tenía la menor noticia.