El caso de Betty Kane. Josephine Tey

Un apasionado detective empeñado en descubrir la verdad

Hace dos años, la editorial Hoja de Lata tuvo el gran acierto de publicar La señorita Pym dispone, de Josephine Tey. Gracias al éxito que esta iniciativa tuvo, la editorial se ha animado a resucitar otra de las novelas de misterio de la Tey, El caso de Betty Kane, dando a los sufridos lectores hispanos la oportunidad de conocer un poquito más de la obra de una de las más grandes Dama del Crimen de la época clásica.

Porque, increíblemente, hasta 2012, en España era prácticamente imposible conseguir una traducción de las novelas de Josephine Tey. En esa fecha, RBA publicó La hija del tiempo, que en 1990 había sido declarada la mejor novela de misterio de la historia por la Asociación de Escritores de Misterio británica. Después, como ya hemos comentado, Hoja de Lata nos ha permitido disfrutar de La señorita Pym dispone y, ahora, de El caso de Betty Kane, que ocupó el undécimo lugar entre esa misma lista de la Asociación de Escritores de Misterio británica.

Las listas pueden ser útiles, pero son siempre, por fuerza, arbitrarias. Valga para apuntalar esta afirmación el comentar que el prestigioso crítico, ensayista y novelista policiaco, Julian Symons, en su obra canónica Historia del relato policial, deja muy claro que “todos los libros de la Tey tienen algún mérito especifico, pero particularmente “The Franchise Affair” (título original de El caso de Betty Kane), al que considera muy superior a La hija del tiempo.

El gran salto. Jonathan Lee

Importante intento de atentado contra la vida de Margaret Tatcher

Hechos reales y hechos ficticios
En el otoño de 1984, el Grand Hotel de Brighton va a acoger el congreso del Partido Conservador del Reino Unido, Y a él va a assistir su líder y actual premier británica, Margaret Tatcher y todo su gabinete

Pese a que se pretende que la localización del evento no sea pública hasta el último momento, el IRA consigue la información y decide que la primera ministro y su gabinete pueden convertirse un objetivo muy apetecible para sus bombas, con la repercusión que podría ocasionar un magnicidio de tal calibre.

Para organizar el atentado e instalar el artefacto explosivo, el IRA envía a la turística ciudad de Brighton, a Dan, uno de sus más expertos e ingeniosos artificieros.

Las vicisitudes de Dan, se entremezclan con las de Moose, el subdirector del hotel, hombre ya entrado en los cuarenta, que debe afrontar una buena sarta de desilusiones vitales, frente a las cuales nos propondrá una actitud bastante vitalista. Y el tercer eje de la historia es Freya, la hija de Moose, una chica que acabados sus estudios de instituto, debe establecer cual va a ser su plan de vida en el futuro, lo cual le da serios dolores de cabeza.

Pitfall (1948) / Testigo Accidental (1952)

Curiosa mezcla de melodrama y cine negro / Digno de la lista satánica elaborada por Anton Lavey


ELLA: ¿Cuando nació?
HARPER: El 2 de junio
ELLA: Entonces es usted Géminis, los Géminis tienen el corazón duro
HARPER: Los perros grandes lamen mis manos...


Harper, investigador privado (Jack Smight, 1966)



Endre Antal Miksa DeToth (1913-2002), húngaro de nacimiento y americano de adopción, fue uno de los más cualificados directores de serie B de la época dorada de Hollywood; hombre de gran cultura, se trasladó en 1942 a Estados Unidos, antes había trabajado en Inglaterra con el inolvidable maestro Alexander Korda (1893-1956). Obra suya es el film pionero en 3D House of Wax (1953) con el inimitable Vincent Price (1911-1993). Cultivó casi todos los géneros con eficacia: western, noir, piratas, peplum, espionaje y cine bélico.

The Brasher Doubloon (1947)

Contratado por una anciana viuda millonaria...



Dentro de todo el ciclo de adaptaciones cinematográficas del detective Philip Marlowe, The Brasher Doubloon tal vez sea una de las más desconocidas para el público español ya que carece de estreno en España. Se trata de una producción de 1946 de la Twentieth Century Fox y dirigida por John Brahm, director curtido en un gran número de producciones para televisión como The Twilight Zone. En el papel de Marlowe tenemos a un estilizado George Montgomery, que con su fino bigote de dandy se aleja de la imagen prototípica que tenemos de Marlowe: de duras facciones y con el rostro completamente rasurado. En el rol femenino destacamos la actuación de Nancy Guild, actriz bastante olvidada y que apenas posee una dilatada carrera. 

Los nuevos y oscuros taxis sin luz

Distopía al estilo Espejo Negro. Gloria de pijas e imbéciles variados



Exprimir al máximo los recursos físicos y mentales de los individuos en aras de un "Dios de la Abundancia", algo que en el transcurso evolutivo (más allá del "primigenio" salto hacia la bipedestación que resulta definitoria de nuestra especie) mediante sucesivos avances técnicos ha devenido en una suerte de sincretismo numérico hoy plasmado en cuentas bancarias, teclas de ordenador, pantallas y tarjetas con banda magnética, ha sido pilar básico y rasgo inmanente de toda agrupación humana con independencia de símbolos, colores, nombres e incluso principios rectores de todo orden económico y social que en el devenir histórico ha servido para encuadrar política, filosófica y terminológimante a dichos "grupos masivos de familiares y amigos".

Retorno al Pasado (1947)

Por amor y por dinero. El resto es accesorio


La sombra del pasado de uno de los amantes se cierne sobre la relación crepuscular de una joven pareja amenazando con destruir su idílica situación, un falso presente construido para olvidar y escapar de los pecados del hombre que desembocará en una catarsis de expiación de la culpa. 

A través del espejo. Antología a cargo de Andrés Ibáñez

El engaño y la verdad son abarcados indistintamente 


Vosotros, intervalos de tiempo que llega...
   Rilke      


En un mundo donde cada cual vive pendiente la mayor parte del tiempo de su “apparecchio”, en el escenario de movilización total (quizás) sobre el cual nos trata de persuadir y advertir Maurizio Ferraris, los espejos comienzan a no estar de moda; aunque las pantallas, todas las pantallas, sean una cierta manera nada inverosímil de manifestarse también estos. El engaño y la verdad son abarcados indistintamente por ambas creaciones, dice una voz engañosa desde el subsuelo. No de los digitales, hoy omnipresentes, sino de los antiguos, pero no por ello menos abominables por frecuentar con la procreación la multiplicación de los rostros, hablan las 33 aportaciones literarias que constituyen esta excepcional antología a cargo de Andrés Ibáñez. Como en la galería de espejos de la vieja feria, los reflejos resultan confusos. Hay que saber prestar atención al sonido de las imágenes y tomar precauciones, como hiciera in illo tempore Ulises... Por estas páginas, asombrosas, veremos desfilar o emerger: espejos negros, escudos reflectantes, caleidoscopios, prisiones esféricas, puertas a otros escenarios y armas especulares que lanzan rayos de fuego. Relatos, fragmentos mitológicos, “noticias verdaderas”, alegorías gnósticas, poemas, ensayos...incluso varios micropulsos (Goran Petrović) con “lo inabordable” dan cuenta de la variedad de los materiales seleccionados. 


espejos negros, escudos reflectantes, caleidoscopios...


Cuento entre las 33 narraciones, maravillosas y bien traducidas, la extensa y bien fundamentada introducción del antologista así como un cuento de Fritz Leiber: Medianoche en el mundo de los espejos que se ha escurrido entre los ángulos, sin duda al encuentro de algún rayo lunar, con la velocidad serpentina de la que hacen gala muchas arañas en las viejas mansiones. Por estas páginas, asombrosas, veremos desfilar o emerger: espejos negros, escudos reflectantes, caleidoscopios, prisiones esféricas, puertas a otros escenarios y armas especulares que lanzan rayos de fuego. Relatos, fragmentos mitológicos, “noticias verdaderas”, alegorías gnósticas, poemas, ensayos... incluso varios micropulsos con lo inabordable dan cuenta de la variedad de los materiales seleccionados. 

La mirada, la sombra, el doble, el umbral, lo fantástico y lo tenebroso se dan cita en esta antología; cada cual tiene sus gustos y a mí me han resultado especialmente deliciosos los trabajos de, inevitablemente, E.T.A. Hoffmann, Lafcadio Hearn, Angela Carter, el autor anónimo, bendito e inmortal del Himno de la Perla, Isaac Bashevis Singer, Bioy Casares, Danilo Kiš y los inolvidables Hermanos Grimm. No hace falta señalar que no desdeñamos a Chesterton, Lovecraft, Poe, Papini, Lugones etc. No creo que haya lector que no vaya a encontrar en esta antología embriagadora ese relato que le ataña “más que personalmente”, tenga o no que ver con: la Dama, la Utopía, la Noche o el Secreto.

Atalanta, 2016
Compra en Casa del Libro

Frank G. Rubio