El asesinato de Harriet Krohn. Karin Fossum

Un hombre totalmente atrapado por su vicio

Charlo Torp está pasando por una muy mala época. Tiene importantes y acuciantes deudas por su afición compulsiva al juego. Y la relación con su hija está seriamente quebrantada por el desastre personal, laboral y económico en el que ha convertido su vida. 

Para poder conseguir algún dinero, Torp decide entrar en la casa de una jubilada, Harriet Krohn, con objeto de desvalijarla. Las cosas se complican y termina matando a la anciana. Tras arramblar con los objetos de valor, huye de la casa, pero se deja el ramo de flores que llevaba para su hija… 

Tras este impactante comienzo, la autora nos ofrece dos grandes líneas temáticas. Por una parte, la descripción, mediante monólogo interior, de las cuitas que pasan por la mente del asesino en los diversos momentos de la narración. Usando tanto el género epistolar en cartas que redacta para su hija, o bien siguiendo sus pensamientos, nos encontramos con un hombre totalmente atrapado por su vicio, frente al que tiene una actitud justificadora y escapista; un hombre que, con una fortísima disonancia, pretende justificar sus actos y explicar sus sentimientos, de la misma manera que pretende manipular, cuando no chantajear, a los que le rodean

Perros y lobos. Hervé Le Corre

Un temible perro de presa no es el peor de sus habitantes

Frank sale de la cárcel. Ha estado dentro sin desvelar a sus socios de un atraco que salió mal. Le espera Jessica, la novia de su hermano Fabien, que se benefició del silencio de Frank. Como éste se encuentra en España cerrando un negocio, a Frank le toca esperar su regreso en la casa donde vive la familia de Jessica. La espera del hermano ausente, los fantasmas que trae de la cárcel y su lamentable vida, el asfixiante escenario de una casa perdida entre los pinos de las Landas de Gascuña, lejos de Burdeos, y una familia inquietante, en que un temible perro de presa no es el peor de sus habitantes, ponen a prueba a un hombre que llega bastante quebrado de su experiencia carcelaria, y que se ve perseguido por fantasmas angustiosos, donde el miedo y el anhelo sexual no son precisamente los peores.

Durante estos días, el protagonista irá desvelando aspectos turbios de la novia de su hermano, y se encontrará que el singular grupo familiar está amenazado por una banda de delincuentes locales que tienen oscuras deudas con este singular grupo familiar. En esta auténtica olla a presión, donde se aúnan el tórrido calor, el miedo y una inquietante desazón por un misterio que no queda nada claro, asistiremos al resurgimiento de un hombre que llegó quebrado y apaleado, y que tendrá que levantarse para poder enfrentar los peligros visibles y también los invisibles, para poder salir del marasmo en que pretenden sumergirle.

VK. Sueños y pesadillas. Relatos de Carlos Terco ilustrados por Gaboni

Intensidad, visceralidad, inteligencia y mucha calle

Carlos Rivas, madrileño periférico y letrista y cantante de la banda de rock proletario Núcleo Terco, devuelve la literatura de barrio al lugar que nunca debió abandonar: el terreno de la verdad. Carlos, que conoce bien diferentes barrios, en especial Vallekas, se enfrenta al papel en blanco sin coartadas, dispuesto a dar y recibir golpes como en el ring, con el propósito de contarnos la historia del barrio partiendo de mil y una historias, lo que le sucede a la gente de a pie.

Como si fuese un Carver de los suburbios, Carlos Rivas centra su atención y sensibilidad en diferentes momentos. Lo que para otros no pasaría de ser una anécdota para él es el inicio de una historia. Camino del gimnasio, a la altura de la calle Mendívil, 41, oye un grito de dolor, cristales contra una pared... Suficiente para reconstruir lo que en ese hogar está sucediendo. Suficiente para desear que todo sea de otra manera y poner manos a la obra.

Las historias que componen VK. Sueños y pesadillas son veloces, a veces inconclusas, y están escritas a golpe de intuición

Cualquiera que viva en un barrio obrero se encontrará a diario con situaciones así, verá a sus protagonistas enmascarando sus vidas, el barrio abandonado en manos de especuladores, como si ese barrio lo compusieran los edificios y terrenos y no las personas que viven en él. 

El aspecto gráfico y el acabado redondean la experiencia: gracias al atractivo Diseño de Ester Mala Pell y a las abundantes ilustraciones de Gaboni, el libro alcanza una personalidad propia. Un contrastado blanco y negro, cortante, dramático, que no admite matices ni escala de grises. Un rojo sangre que brota caprichosamente... VK. Sueños y pesadillas se ajusta a la paleta cromática que el tema requiere.

VK. Sueños y pesadillas es, sin lugar a dudas, una declaración de amor a estas calles donde se escucha mucho rock, se convive de forma bastante pacífica, hay tradición de lucha obrera y se conservan cierto compañerismo y solidaridad. Además este libro de cuentos es el inicio de una carrera literaria que promete intensidad, visceralidad, inteligencia y mucho barrio.

Edición: Ester, Carlos y Gaboni
Compra online


David G. Panadero


La muchacha del trapecio rojo (1955)

Palpable espíritu teatral, tonalidad ágil y luminosa

Florence Evelyn Nesbit fue una joven corista famosa en la historia negra del Nueva York de principios del siglo XX por su tumultuosa implicación en el asesinato de Stanford White, prestigioso arquitecto al que no parecía importarle tanto la diferencia de edad entre ambos (treinta y un años) como la escala social que los distanciaba, aunque finalmente sería algo que finiquitaría la relación. 

Harry Kendal Thaw, el inestable y presuntamente novio maltratador de Evelyn, que a la postre se convertiría en su marido, ejecutaría tiempo después a White en un ataque de ira en pleno Madison Square Garden. Esta prototípica historia de celos y traiciones da pie al infatigable Richard Fleischer para eludir en La muchacha del trapecio rojo la predisposición inicial hacia el biopic, para adentrarse en el melodrama, acentuando el triángulo amoroso de la historia original incluso hasta la tragicomedia. 

El trasfondo de trama negra ignora la sobreexposición de la violencia que podría sugerir su material de origen, porque Fleischer prefiere una puesta de escena colorista y cinematográficamente muy meticulosa, con excelente uso del scope y un rico tratamiento de la profundidad de campo, que aporta a la película un palpable espíritu teatral. 

Al caer la noche. Terror catódico americano (1970-1981). Tonio L. Alarcón


La mejora de los maquillajes y efectos especiales permitieron plasmar nuevas ideas

Antes de la llegada del digital y antes del video que le precedió, mucho antes de la avalancha continua de series que caracteriza nuestro presente televisivo, muchas de ellas relacionadas con el genero fantástico en todas sus facetas, existió una época de transición también en el entorno catódico de los Estados Unidos de América con relación al cine de terror. Motivos económicos, que nos relata fielmente Tonio Alarcón, influyeron en que las cadenas televisivas estadounidenses pasaran a realizar sus propias películas a finales de los sesenta. Todo comenzó cuando la cadena ABC inicio la producción de sus propios films para el programa Moovie of the Week (1969-1975). Aquí se emitió como Estrenos TV.

Desde el primer momento fueron emitidos títulos más que dignos relacionados con el cine de terror y ciencia-ficción. En el pasado el género terrorífico en TV estaba limitado a Alfred Hitchcock presenta (1955-1962). En 1959  apareció uno de los más grandes artesanos del fantástico fílmico catódico: Rod Serling (1924-1975) que supo aportar a lo insólito y a lo sobrenatural una tierna intensidad. En 1959 y hasta 1964 se emitiría su Dimensión Desconocida (The Twiligth Zone) En el intervalo, dos series de culto consagradas al terror que tuve la oportunidad de ver en su momento de emisión, aunque fragmentariamente ya que mis abuelos, por lo demás muy tolerantes, trataban de restringir mi acceso a material televisivo macabro y terrorífico; la primera, con numerosas incursiones en la ciencia-ficción: The Outer Limits (1963-1965); la segunda, estrictamente terrorífica y presentada por Boris Karloff (1887-1969), Thriller (1960-1962)  En España, entre 1966 y 1968, se emitieron dos temporadas de algo muy similar al crepuscular programa de Serling citado, aunque mas centrado en el terror: Historias para no dormir de Narciso Ibáñez Serrador.

I Premio de Novela Negra “Jefe Nacho Canella”

En reconocimiento al Subinspector Jefe de la Policía Local de Pravia, y miembro fundador de AJEMPOL, D. Ignacio Canella Suárez

**Premio organizado por la Asociación Profesional de Jefes y Mandos de la
 Policía Local del Principado de Asturias, AJEMPOL,
 entidad integrada en UNIJEPOL




La Asociación Profesional de Jefes y Mandos de la Policía Local del Principado de Asturias, AJEMPOL, en sesión ordinaria celebrada en Oviedo el día 16 de marzo de 2018, aprobó por unanimidad de sus componentes la convocatoria de un certamen literario de temática policial que llevará el nombre de “Jefe Nacho Canella”, en merecido reconocimiento a la labor desempeñada por el que fuera Subinspector Jefe de la Policía Local de Pravia, y miembro fundador de AJEMPOL, D. Ignacio Canella Suárez, fallecido en el mes de octubre de 2017. 

Festival de cine policiaco de Beaune 2018

Sirva esta crónica sobre Beaune, ciudad donde Stéphane Audran deja huella, de despedida



Con la muerte reciente de Stéphane Audran, la visita al festival de cine policiaco de Beaune 2018 (creado por quien fuera su compañero y esposo de tantos años, Claude Chabrol), fue una especie de homenaje y despedida, por todos los lugares donde la mirada de Stéphane Audran había dejado su huella, había escrito ese escalofrío del que sus ojos habían tenido el secreto: la capacidad para contemplar el vacío como absorbida por una metafísica sensación de horror interno que abre la puerta de otro universo.